www.iglesiadelcarmen.org.mx

Historia de Nuestra Señora del Carmen

El primer párroco de esta iglesia fue el misionero P. John Mc.Guire. Para aquellos tiempos Playa del Carmen pertenecía a la Isla de Cozumel, y todos los asuntos parroquiales dependían directamente de la Parroquia de San Miguel Arcángel en la Isla. Después la Capillita pasó a depender de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Cozumel, y el Párroco de ahí era el P. Juan Amezcua, L.C. quién más adelante se encargaría de construir la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

 

En 1987 Monseñor Bernal autoriza que toda la documentación de la parroquia de Playa del Carmen fuese administrada por la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen en Cancún, pues en Cozumel se hacía una labor pesada.

La Parroquia de Nuestra Señora del Carmen fue fundada por el Padre Juan Amezcua, L.C., la construcción de esta Parroquia tomó muchísimo más tiempo y esfuerzo del que se pudiese imaginar. Los fondos para construirla surgieron de donativos que tanto feligreses como visitantes aportaban para ello. Cuenta el Padre Juan que en las Misas de la Capilla de Nuestra Señora del Carmen se les otorgaba a los asistentes un sobre de papel manila que decía en inglés y español “nosotros estamos construyendo una nueva Iglesia más grande, ayúdenos por favor”.

El Padre Juan llegó formalmente a Playa del Carmen en 1991 y hasta 1998 fue trasladado a la Ciudad de Cozumel por órdenes de Monseñor Jorge Bernal Vargas, L.C. Durante esos siete años, los esfuerzos de unir a la comunidad y acercarles a la vida espiritual sucedieron muchas cosas, dentro de ellas la construcción de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Los ingenieros Armando Castillo y Mario González, fueron las personas que colaboraron con el Padre para el diseño de la Parroquia y la casa cural, los apoyos fueron de corazón, el Padre Juan cuenta que esta Parroquia se construyó con la tercera parte de los costos reales gracias a la buena voluntad y disposición de estas personas.

En 1998, el Padre Juan se retira a Cozumel y en su lugar se queda el Padre Moisés de Santos a quien le tocó, como diría el Padre Juan, la parte de los acabados. Para el 2002 llega a la Parroquia el Padre Fernando Rodríguez, L.C. quien continúa día con día la labor de servir a toda nuestra Iglesia.